El zorro del muro - Priv Noreia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El zorro del muro - Priv Noreia

Mensaje por Kenzan el Vie Abr 01, 2016 4:45 pm

Ya había dejado atrás mis hazañas en Aladul y me disponía a tratar de salir del reino, dirigirme hacia el norte del continente y tal vez entrar en contacto con mas naturaleza de la que vería estando por Aladul, el cual, ya de por si estaba bastante poblado a pesar de sus grandes y bastos campos.

Estando allí se podía sentir la presencia de la frondosa vida que manaba del norte de los espesos bosques de Ala-zil. Era una zona prohibida para muchos, pero los habitantes de la muralla, en su mayoría soldados, no prohibían el paso de los viajeros que quisieran ir hacia el norte. Muchos de estos trataban de buscar fortuna, y la zona solamente se encontraba custodiada por cinco o cuatro destacamentos de los guardias imperiales.

Pero el monumento en si era todo un complejo, la muralla de Aladul, era la construcción mas famosa, procedente de la ingeniera Lumnos. Era un enorme complejo en su interior, el cual poseía pasadizos, túneles secretos y gran variedad de mecanizamos para activar la enorme puerta que se encontraba en medio de la muralla. Mis ojos se perdían a ambos lados de la muralla, la cual parecía estar tallada en la roca de la montaña, por la perfección de la misma.

-Parece que tendré bastante que recorrer- Murmure, en un tono que parecía entre una mezcla de quejas y paz, en verdad me agradaba recorrer los grandes campos de Dulmore, pero a la vez, la inmensidad de la muralla resultaba algo tediosa a mi parecer. La marcha proseguiría por varias horas hasta que finalmente me toparía con algo que parecía muy fuera de lo normal.
avatar
Kenzan
Admin

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 28/02/2016

Ver perfil de usuario http://belkaenomlegends.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El zorro del muro - Priv Noreia

Mensaje por Noreia el Dom Abr 03, 2016 11:38 pm

Corriendo sin descanso alguno. Jugueteando entre las grandes arboledas que poblaban con creces alrededor de todo aquel lugar. Huía de aquellos que eran su familia buscando que regresara a terminar sus laborales matinales más, no podía atarse y desperdiciar un día en el que, quizás, podría encontrar algo que saciara por completo su curiosidad. Finalmente, la persecución se vio finalizada. Sabían que era imposible obligarla pues el día se convertiría en algo fatídico y agotador para todos alrededor. Una sonrisa victoriosa y llena de satisfacción se dibujo lentamente de aquellos labios perfilados y finos de los que ella era poseedora. Odiaba el hecho de tener que vivir siempre rodeada de la monotonía, ¿Por qué debía hacerlo? Ella misma sabia que existían criaturas mucho mas interesantes de lo que ella podría ver en todos los alrededores que conocía.

Caminando con vacilación y sin un rumbo realmente fijo se adentraba más y más a una zona que, sin darse cuenta, aun no exploraba. ¿La razón del porque nunca había ido? Seguramente era la pereza y la falta de motivación en poder ver mas zonas. Si, la curiosidad la impulsaba a escaparse pero, necesitaba algo más para seguir un camino y recorrer nuevos territorios que posiblemente ella podría estar expuesta. Ciertamente no temía a ser lastimada pues, confiaba plenamente en sus propios instintos de cazadora que llevaba en sus propias raíces. Finalmente termino por bostezar sin ninguna prudencia pues, a pesar de todo, no sentía alguna presencia por el momento que pudiera amenazar su persona. Meneaba su cola prominente, pasando en ocasiones por sus propios brazos para darse a si misma una pequeña caricia mientras seguia mirando alrededor.

Tras una larga espera, sus pies la terminaron por llevar a una enorme roca casi plana en la cual ella misma había decidido en usarla como un pequeño lugar donde poder descansar. Acurrucandose entre sus propias colas y acobijandose en su pelaje termino por cerrar sus ojos más, a pesar de ello, sus orejas se mantenían levantadas, captando cada sonido que pudiera dar señal a una criatura cercana. Pasaron los minutos y un sonido de pisadas lejanas no hostiles fue lo suficiente para hacerle abrir solamente un ojo logrando ver aquel ser que se presento ante ella. Sonrió de manera juguetona, entrecerrando sus ojos afilando sutilmente su mirada al ver una criatura desconocida para ella. Lentamente, se fue levantando de aquella roca, moviendo con soltura cada una de sus colas mientras cruzaba sus piernas mirando fijamente al presente - ¿Qué hace un ser como tu tan lejos de casa?- Preguntó, manteniendo aquella sonrisa en sus labios.
avatar
Noreia

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 28/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.